Rana de citas

Frases, Citas y Refranes rana para Facebook y Twitter. Nunca podrá haber un Estado realmente libre e iluminado hasta que no reconozca al individuo como poder superior independiente del que derivan el que a él le cabe y su autoridad, y, en consecuencia, le dé el tratamiento correspondiente” Citas [] «El biólogo pasa; la rana permanece».. Jean Rostand; Citas en verso [] «Dijo a la rana al mosquito desde una tinaja: mejor es morir en el vino que vivir en el agua.» Quevedo y el refranero tradicional; Fuente: Tesoro de los romanceros y cancioneros, y Correas. «La luna va por el agua. ¡Cómo está el cielo tranquilo! Frases y Citas Célebres de Rana (27 frases) “ Hemos hecho de la primera vez una preocupación y no un mérito, un peligro y no un aprendizaje, una vuelta y no una ida, la llegada del príncipe azul y no el beso a la rana ” Frases de Jang Bahadur Rana Descubre citas e frases interesantes y verificadas · Majarash Jung Bahadur Rana 09-jun-2020 - Explora el tablero de aivlislpz 'Rana rene frases' en Pinterest. Ver más ideas sobre Rana rene frases, Frases de buen humor, Rana rene. 07-nov-2018 - Explora el tablero de nhella wonka 'rana rene frases' en Pinterest. Ver más ideas sobre Rana rene frases, Rana rene, Memes de la rana. 26-ene-2016 - Explora el tablero 'Frases - Rana Rene (Imágenes cel.)' de Jonathan Delgado, que 138 personas siguen en Pinterest. Ver más ideas sobre Rana rene, Frases, Memes de la rana. Para la elaboración de este trabajo se han utilizado un total de 6.141 citas considerándose como tal cada observación ... Rana latastei was found in 33.3% of monitored sites and the ... Tal vez la rana literaria más famosa sea la del cuento de hadas alemán 'El príncipe rana', que con el beso de una princesa se transforma en el príncipe que una vez fue. Aunque muchas veces suceda lo contrario, y muchos nos salgan ranas, no perdamos la esperanza, aquí te dejamos una selección de frases, citas y aforismos sobre las ranas. ¿Qué es una cita textual? Una cita textual es la mención de una frase dicha por otra persona dentro de un discurso propio. Su función es darle soporte y veracidad a la información desarrollada en un texto, pues las citas textuales por regla general pertenecen a eminencias o autoridades dentro de un tema en específico.

[LONGESTPOST con tl;dr] Inclusión financiera, bancarización obligatoria, Salle, juntada de firmas, y el futuro de la plata.

2019.04.23 15:16 spannerfilms [LONGESTPOST con tl;dr] Inclusión financiera, bancarización obligatoria, Salle, juntada de firmas, y el futuro de la plata.

Si dejas caer una rana en agua hirviendo, va a saltar, patalear, e intentar escparse. Si la pones en agua fría y de a poquito le subís el fuego, la rana lo va a aceptar cómodamente. Sin croar una vez se va a dejar matar. Hoy somos las ranas y el agua está bastante tibia.
Disclaimer (y abro paraguas): No soy contador, economista, profesor, ni abogado. Soy un uruguayo, fui empleado, ahora doy empleo, compro y vendo, importo y le compro a gente de acá. Mi opinion es eso, mí opinion. Si este sub mantiene las proporciones que mantienen mis grupos de amigos y conocidos, esto va a quedar como un rant de un tempo preocupado por cosas innecesarias. Para los pocos que piensen igual, suerte!
Voy a escribir bastante, y a fin de minimizar los tl;dr y maximizar la discusión, dejo acá un resumen de mis ideas.
  1. La Bancarización Obligatoria (BO) está disfrazada de Inclusión Financiera. Suena mejor, pero no funciona.
  2. 'La inclusión financiera te conviene': ¿A quién? Si de verdad conviniera la elegiríamos sin que fuera obligatoria.
  3. Venden esto como 'para el trabajador' o 'para evitar el lavado de dinero'. Sabemos que no son los motivos.
  4. Cada día cambiamos más de nuestra privacidad y libertad, por comodidad.
  5. La inseguridad se combate sacando el efectivo del medio?
  6. Cual es el límite? Cuanto falta para que nos digan en esto no podes gastar?
  7. Si bien las tendencias a estas cosas son mundiales, en Uruguay la veo potenciada.
Hoy (ayer?) se finalizó la cuenta de las firmas juntadas por el Dr. Salle. Yo firmé, junte firmas, lleve firmas. Muchos hicieron lo mismo de acá a Artigas. Pero no llegamos. Hoy el camino de la bancarización obligatoria (vestida de inclusión financiera) sigue sin tranca alguna.
Quisiera dejar de lado la política acá. Si bien creo que la BO se alinea con el gobierno del turno (con el cuál -sorpresa!- no estoy de acuerdo) creo que esto es un caso que nos afecta demasiado a todos como para apuntar dedo y buscar culpables otros que nosotros mismos.
No estoy de acuerdo con todo lo que dice el Dr. Salle, ni con toda su manera de decir las cosas. Sin embargo creo que el trabajo que realizó (y realizaron los voluntarios) es digno de admiración. Vivimos en tiempos donde poquito a poco nuestras libertades se van erosionando. Lo privado es cada vez menos privado. Lo nuestro cada vez menos nuestro. Este tipo marco una linea y dijo hasta acá.
Citando al guacho de los 100 dólares: 'Aquellos que renunciarían a libertades esenciales, para comprar un poquito de seguridad temporal, no merecen libertad ni seguridad.' Si bien el no merecen seguridad es capaz es un poquito fuerte, no podría estar más de acuerdo.
Hoy nos venden Inclusión Financiera porque bajó y va a bajar el lavado de activos. La realidad: tenes que cobrar tu sueldo de $30.000 por banco. Si queres sacar tus ahorros te preguntan cómo y para qué. Y de dónde salió. Y a dónde va. Para comprar un Suzuki Celerio tenes que hacer , transferencias bancarias, si te toca, justificar como lo pagas. Lo mismo si lo vendes y guardar la plata en un banco. Pero entran los bolsos con millonadas de dólares que no vas a ver en diez vidas. Bustin paga un Ferrari cash. Entran los yates a Punta del Este y pagan en efectivo los meses de amarra. Ojo, no digo que estos fondos sean ilegales. Ojala sean todos buenos empresarios. Lo que digo es que quien de verdad tiene guita para mover, la mueve. Más si no les importa la 'ilegalidad' del asunto.
Por otro lado nos venden Inclusión Financiera para bajar el trabajo en negro o irregular. Esto no lo puedo discutir mucho. Por este lado capaz aplica la ley. Sin embargo, creo que no es necesaria para bajar estos índices. Se han bajado gran cantidad de otras maneras. Y de la misma manera, tampoco hace la inclusión financiera imposible que alguien trabaje en negro. Hay que recordad una cosa: el discurso es que el patrón -malvado oligarca- hace que el empleado trabaje en negro. La realidad (como alguien que contrata personal constantemente) es que en muchos casos (sino la mayoría) es el empleado quien pide trabajar en negro o se niega a entrar en caja. La realidad es que (con razón) miran la plata que se llevan a fin de mes y no ven el aporte como plata a futuro. Lo ven como un descuento. Si esto es válido o no es cuestión de otro ladrillazo de texto. Ni hablar cuando tienen retenciones por manutención o préstamos. Nunca me case con nadie ni firme nada con ANDA, sin emabrgo se ma han cobrado varias veces retenciones de terceros porque sin beneficio alguno para mí soy AGENTE DE RETENCIÓN. El trabajo en negro no es solo culpa del empleador, sino tan culpable es el empleado. Atacar esto es otro problema, no figurar por banco. Lo que hay que lograr es que después de darle fortunas al BPS puedas jubilarte sin tener que pensar en mendigar para medicamentos.
Por otro lado si alguien recuerda los spots (que pagamos nosotros!) de Jorge 'El Carpintero del POS' o Anita que hacía materas y cobraba por MiDinero, terminaban todos con '...la inclusión financiera te conviene.' A quien? Si de verdad fuera tan conveniente no había que hacer una ley para que la gente se sumara. Lo harían por propia conveniencia. A quién le conviene? Al banco que va a multiplicar exponencialmente el capital por todos los sueldos que ahora procesan? A MercadoLibre y MercadoPago? A las empresas que importan y colocan POS? A las tarjetas de crédito que se llevan puntos porcentuales por cada transacción? Al gobierno que ahora tiene acceso a una base de datos inimaginable sobre quién, cobra qué, cómo, y cuándo? Me parece que esto pesa bastante más que el hecho de que Marianito pueda salir de paseo sin llevar efectivo, solo su confiable y querida tarjeta. Y todo para qué? Para que devuelvan $6 en una compra? Se le dio un poder enorme e injusto a las instituciones financieras tanto estatales como privadas. No es el caso aun, pero el estado, y los bancos ahora tienen las herramientas para controlar el gasto, pero no el de ellos, el nuestro. Ya se borraron del imaginario colectivo los cacerolazos y los corralitos? Ahora con una sonrisa vamos y dejamos integro el sueldo y nos vamos a casa con un pedazo de plástico. No quiero entrar en el debacle y la mentira del dinero fíat (ponganse sus sombreros de papel de aluminio!) pero cada vez nos importa menos qué es de verdad lo que nos dan a cambio de bienes materiales y servicios.
Lo vemos en todo, desde las redes sociales hasta en como llenamos cupones de supermercado con dirección, nombre completo, cédula, teléfono y mail para ver si nos ganamos ese Microsonic 42". Y mientas que gobiernos Europeos se llenan la boca hablando de la privacidad y de las multas a las multinacionales que no dicen como pisotean las responsabilidades asociadas al manejo de información personal (pública y privada) cuando lo que les molesta de verdad es no haber encontrado ellos la forma de hacerlo antes, y de manera tan eficiente. Lo mismo con las empresas que dejamos entrar en Uruguay. Por la comodidad y la buena onda del Uber dejamos entrar una empresa que entre la mugre que se ha vuelto el culto de Silicon Valley, ha destacado por ser la que tiene menos escrúpulos. Nos agarramos de Uber (la comodidad rápida, la seguridad momentánea) en vez de exigirle al estado que haga del omnibus y el taxi lo que deben ser. Después cuando el capital se vuela del país nos quejamos. Nos importa un pedo nuestra información, nuestra libertad.
Preocupante es también que nos hayan firmado solo 200.000 personas. Más preocupante cuando lees los comentarios de las noticias. Independientemente si hablamos de El País o LR21, la cantidad de gente que piensa que esto está bien (hablo de la obligatoriedad) es preocupante. No la opción, no que sea obligatorio que exista la posibilidad de pagar con el POS, no que te den el descuento si lo queres. Que sea obligatorio, sin opción, sin alternativa. Está bien. No hablamos de sacar el efectivo de las calles (todavía...) pero no es un paso, es un gran salto en la dirección equivocada. Deberíamos luchar siempre por mantener las libertades que nos quedan. Cada vez son menos, y se pierden sin darnos cuenta. Mañana van a sacar una ley de Pensamiento Inclusivo donde van a permitir solo cuatro diarios. La gente la va a aceptar como obligatoria así no se tiene que fumar Intrusos, en vez de decir, bueno, no lo veo y listo.
También hacen saber que esto va a mejorar la seguridad pública. Porque todos sabemos que la mejor manera de que no te roben no es atacar a quién roba (elegí según tu ideología si es con pena de muerte o con programas sociales para la infancia) sino simplemente no tener nada para robar. Próximamente podemos prohibir los autos para no tener que preocuparnos por el precio del combustible, o cerrar las escuelas públicas para no pagar primaria.
Hoy nos dicen como cobrar el sueldo. Mañana nos dicen que solo podemos sacar $10.000 por mes para controlar la inflación. Pasado que solo podemos gastar en dos marcas aprobadas por el gobierno. Es cierto, me encantan los ejemplos fatalistas, pero estoy seguro de que si contratan un experto en marketing y lo venden como Venezuela-chic lo aceptamos sin problema.
A fin de cuentas, en resumen, todo eso...: Lo que me preocupa no es la Bancarización Obligatoria como tal, por más que me asquee. Lo que me preocupa es qué facil que lo aceptamos sin preguntarnos si era de verdad conveniente, y mucho menos, si era seguro para las libertadas que consideramos esenciales.
Para terminar, quería agradecerle a los dos que leyeron hasta acá. Espero que si bien no puse citas ni estadísticas, alguno se ponga a pensar sobre esto aunque sea para putearme.
/*Si bien dije que quería dejar de lado la política para no alienar a nadie (he visto acuerdo y oposición de los dos lado), si creo que independientemente de la afiliación partidaria habría que pensar en quienes son los que más proponen y defienden estas ideas. Si no son los mismos que una y otra vez han demostrado ser INCAPACES de operar con transparencia, y pensando a largo plazo. Si no son los mismos que han vendido las costas a pesqueros chinos, los aviones a controversiales empresarios, y el agua a quién este más cerca.*/
submitted by spannerfilms to uruguay [link] [comments]


2018.06.06 15:07 Aziamuth As promised, my essay on why Makalov is a good character, but in spanish so you filthy elitists can't read it haha

Makalov es un personaje que aparece en Fire Emblem: Path of Radiance y en su secuela, Radiant Dawn. Es un mercenario procedente de Begnion, al igual que su hermana Marcia.
Makalov es primero mencionado por Marcia en una conversación de base después de que se una a los mercenarios, aunque no menciona su nombre, estableciendo que “abandonó la guardia real de Begnion por su hermano”.
Su primera aparición de verdad es en el capítulo 14, Entrenamiento, aparentemente trabajando como guardaespaldas para los bandidos que trafican con laguces. Uno de estos bandidos le dice que le pague, a lo que él responde que no puede porque no tiene dinero. Ante esto, el bandido le amenaza y Makalov se pone chulo, pero es todo apariencia, pues en verdad está jodido.
Marcia puede reclutarlo hablando con él. A través de su conversación, descubrimos que Marcia tuvo que abandonar la guardia real por el gran número de acreedores que la acosaban debido a las deudas de su hermano, y lo obliga a unirse al equipo, confiando en que Ike le meta un poco de sentido en la cabeza.
Al inicio del capítulo siguiente, Makalov hace planes para poder trabajar lo menos posible, pero Ike lo oye (porque no sabe hablar en voz baja). Ike le dice que canceló todas sus deudas, pero a cambio tendrá que trabajar para él gratis mucho tiempo, para infortunio de Makalov.
Con todas estas escenas, el personaje de Makalov queda definido: un patán vago que no vale para nada.
En Radiant Dawn, Makalov aparece como miembra de los caballeros reales de Crimea, pero en lugar de hacer cosas de caballeros, se pasa el día en la taberna de Largo y Calill, emborrachándose en pleno día. Varias veces se indica que, si Elincia no fuese la reina, Makalov estaría en el carrer desde hace mucho.
A mí Makalov me da muchísimo asco. Es un ejemplo de lo que no hay que ser. Tiene más defectos que puntos positivos. Es un hijodeputaojalásemuera.
Y, con todo, es un buen personaje.
Este es el apoyo C entre Makalov y Astrid (si Marcia ha muerto):
En esta conversación, podemos ver que Makalov aprecia a su hermana lo suficiente como para llevarle flores a su tumba. Eso significa que le importa la familia, por lo que no es 100% degenerado. Si Marcia no ha muerto, simplemente se las lleva para calmarla. Así solo acentúa que Makalov es un cabrón así que creo que estando muerta es un mejor ejemplo. Astrid, además, obtiene una percepción distinta a la habitual de Makalov. Esta percepción será un elemento importante en el personaje de Astrid.
Así como inciso, otra muestra de que Makalov quiere a su hermana está en su cita al morir:
Al final esta ha sido… mi única predicción acertada. Lo siento, Marcia… He fracasado… como… hermano…
Y en Radiant Dawn:
Vaya, parece que… he perdido la partida… Perdóname, Marcia… He sido un… mal hermano…
Continuando con el apoyo B:
En esta conversación, podemos ver dos cosas:
  1. Makalov es un rastrero patán y manipulador. Pero eso ya lo sabíamos.
  2. Astrid es imbécil y tiene un gusto horrible.
Este apoyo me enfada mucho. Astrid hace una buena obra, pero como Makalov no vale para nada, la hace sentirse mal, y termina por darle un colgante súper caro. Con todo, parece que duda de dárselo, viendo el (…) del final.
Pero siempre hay luz al final del túnel. Ahora el apoyo A:
¿Cómo? ¿Al final Makalov tiene un ápice de moralidad? Así es, por mucho que le pese, no considera justo vender un colgante que le dieron de buenas, aunque tuvieran que reñirle primero. Pese a dicha riña, podría haber vendido el colgante, pero no lo hizo. Y, además, admite que es un patán inútil. Es mucho más que lo que se puede decir de otros. Como Peri, que nunca admite que tiene un problema.
De este apoyo podemos ver que, en verdad, Makalov no es una mala persona. Simplemente tiene la moralidad un poco torcida. ¿Qué pasaría en su casa?
Este apoyo en general también nos muestra el concepto de la percepción. Nosotros sabemos que Makalov es un inútil, porque se nos lo presenta como tal. Sin embargo, Astrid no lo ve así, porque a ella se le presentó como alguien dulce. De ahí su devoción absurda en Radiant Dawn.
Sus otros apoyos son con Haar y Bastian. Lamentablemente, estos apoyos no son tan ricos como el de Astrid, así que los resumiré brevemente.
En el de Haar, lo confunde con un cobrador por su aspecto tosco, pero al final lo admira por su valor, e intenta ser un poco como él (empezando por imitarlo en la siesta).
En el de Bastian, lo confunde con un juglar. Después de que un soldado le dice que es el conde de Fayre, su instinto timador se activa. Lo lleva a apostar a un bar, pero resulta que Bastian es un experto (porque en la corte se juega a un juego similar), causando que Bastian ganase un pastizal y Makalov se quedase sin nada. Al final, llegan a un acuerdo en el que si Crimea gana, le “llenará sus alforjas con tanto oro, que ni un tiro de seis caballos podrá arrastrarlas”, por lo que Makalov le promete que se esforzará a tope.
Por lo tanto, ¿qué podemos concluír?
No podemos decir que Makalov sea buena persona. No podemos decir que se esfuerza por mejorar. Y desde luego no podemos decir que sea un personaje querido.
Y he ahí por qué es un buen personaje.
Está pensado para ser odioso. Y lo hace muy bien. No es como otros personajes que se supone que tienen que ser queridos pero acaban siendo detestados por una razón u otra (AZURA).
No obstante, eso no es todo.
Por su impacto en otros personajes, por desarrollarse adecuadamente (que es adecuado para un personaje que es secundario y opcional en la historia), por tener defectos de verdad y por admitirlos, creo firmemente que Makalov es un buen personaje, pese al asco que me da.
Gracias por la lectura.
Para terminar, citando al usuario de Reddit PenguNL::
Makalov es, de hecho, un buen personaje. Lo que pasa es que no cumple el estándar de chico bonito/edgy de anime para los weebs. No les gustan los personajes que tengan defectos como una persona de verdad.
submitted by Aziamuth to shitpostemblem [link] [comments]


2016.09.15 13:27 EDUARDOMOLINA Jesús Maraña: Martes y 13 dentro y fuera del PP. En un solo día se ha visibilizado la enorme debilidad del Gobierno y del PP, por las causas judiciales pendientes y por el descrédito acumulado. Pero también lo endeble de la política de C's.

http://www.infolibre.es/noticias/opinion/2016/09/14/martes_dentro_fuera_del_pp_54690_1023.html
"Hay días que es mejor no levantarse, pensará Mariano Rajoy. Pero hay días que conviene no pegar ojo, deberíamos pensar todos los ciudadanos, para no perdernos una sola pista sobre la magnitud del disparate político al que asistimos y sobre la urgente necesidad de resetear el sistema.
En una sola mañana, el Partido Popular ha protagonizado más noticias judiciales que El Vaquilla en sus años de fugas. El Supremo imputa a la senadora Rita Barberá por presunto blanqueo de capitales; el expresidente balear Jaume Matas negocia con la fiscalía para no volver a prisión a cambio de nuevas pistas sobre el 'quién es quién' de los sobres en negro y de la financiación irregular; Luis Bárcenas retira la acusación penal contra el partido por el tragicómico borrado de sus ordenadores, aunque deja claro que lo hace por "falta de fondos para abogados", de modo que amenaza con seguir cantando como testigo por lo penal y como acusador por lo civil.
Todo esto pertenece al ámbito de lo judicial, un vía crucis en el que el PP aún no ha superado siquiera la primera estación. En pocos días o semanas tendrá que pechar con la primera vista oral del caso Gürtel, el juicio por las tarjetas black de Caja Madrid y Bankia, las novedades sobre Rato, Arístegui, De la Serna, la trama Púnica, la Operación Taula… y por ahí hasta desembocar en las siguientes fases de la Gürtel, el caso Granados, el Palma Arena, el hospital Son Espases, el ático de Ignacio González o el estanque de ranas de Esperanza Aguirre. Sólo el conocimiento de la lista de clientes y contratos del despacho de influencias montado por los exdiputados Gustavo de Arístegui y Pedro Gómez de la Serna haría caer un gobierno (en funciones o no) en cualquier país democráticamente maduro, especialmente cuando se sabe (lo publicó infoLibre en julio) que el denunciante informó por escrito al jefe de gabinete de Rajoy antes incluso que a la Fiscalía Anticorrupción. Aquí cada escándalo fagocita al anterior para ir espesando un fango en el que se pretende confundir el latrocinio organizado con la mera irregularidad burocrática.
Paralelamente, durante esta agitada mañana de martes y 13 resultaba patético ver a Rajoy en distintos actos de la campaña electoral gallega haciéndose el sordo ante las preguntas de algunos medios sobre Rita Barberá, otra ‘amiga del alma’ camino del banquillo. (¿Y van…?)
La sombra de Rajoy
¿Quién decidió hace meses blindar a Barberá en el Senado, cuando ya se conocían mil y una sospechas sobre su gestión al frente del PP valenciano? ¿Quién insistió, como tantas otras veces, en reivindicar la presunción de inocencia cuando los primeros eslabones de la investigación acumulaban ya indicios de culpabilidad? ¿Quién se ha empeñado en confundir permanentemente la responsabilidad penal con la responsabilidad política, sin asumir que la segunda exige una celeridad en la reacción infinitamente superior a la primera? ¿Quién se niega a aceptar que, por acción o por omisión, el máximo responsable político de que su partido esté imputado en cinco causas judiciales por graves delitos es obviamente el presidente? Mariano Rajoy cree que huye de alguna prensa incómoda, pero en realidad está huyendo de su propia sombra. Barberá tendrá que abandonar finalmente el Senado, pero la sombra de Rajoy seguirá acompañándole: a su vera o delante o detrás. Como nos pasa a todos.
De alguna manera las noticias judiciales de la mañana acudían en socorro de la patética cita parlamentaria de la tarde. Los sucesos de la vía penal y los nombres de Barberá, Matas o Bárcenas robaron el protagonismo absoluto que merecía la actuación de Luis de Guindos ante la Comisión de Economía del Congreso. Alguien habrá pensado (con malvado fundamento) que el caso Soria hace más daño a Rajoy y al PP que veinte Bárcenas, Matas, Correas o Barberás, todos ya asimilados dentro del saco de corrupción que conforma la gestión financiera del Partido Popular en los últimos treinta años.
El caso Soria ha dejado al desnudo (sin SMS ni amigos del alma ni intermediarios) la capacidad directa de Mariano Rajoy para despreciar la inteligencia de los ciudadanos. Su intento de justificar durante varios días la cacicada con argumentos contrastadamente falsos ha sido la demostración palpable de que Rajoy cree en la regeneración política tanto como un budista en la Santísima Trinidad. La forma de sacar la pata ha consistido en que Guindos cargue solito con la mochila de mentiras, pero mezcladas en la misma coctelera en la que se discute sobre el objetivo del déficit o las consecuencias de la falta de Presupuestos, que es lo que ha intentado esta tarde de martes y 13 ante la comisión parlamentaria.
Comportamientos antisistema
El Gobierno ha actuado como verdadero activista antisistema, al colocar a Ana Pastor en el papel de simple recadera del Ejecutivo en lugar de actuar como responsable máxima del Legislativo y cumplir el mandato que recibe de la Junta de Portavoces y de la Mesa del Congreso. Es decir, de los representantes de la soberanía popular. Algún día habrá que analizar en profundidad el balance de daños a la democracia causado en esta etapa no sólo por el Gobierno, sino también por otras altas instituciones del Estado. ¿Cómo es posible que el Tribunal Constitucional lleve meses sin resolver el conflicto entre Congreso y Gobierno sobre la obligatoriedad o no de rendir cuentas en el Parlamento? ¿Cómo se come (democráticamente) que el alto tribunal declarara inhábil el mes de agosto para tratar este asunto mientras sí decidía sobre Cataluña o sobre la presencia de Otegi en las listas de Bildu? ¿Hay algo más urgente en democracia que garantizar la misión de control del poder legislativo al ejecutivo (incluso con más motivo cuando éste está en funciones)?
En un solo día se ha visibilizado la enorme debilidad del Gobierno y del PP, por las causas judiciales pendientes y por el descrédito acumulado. Pero también lo endeble que está siendo la actuación del resto de los actores políticos e institucionales. Empezando por Ciudadanos, cuyos argumentos para justificar que el caso Soria no llegue al pleno del Congreso resultan casi tan obscenos como los del propio PP.
Sabemos que aún quedan muchos martes y 13, aunque no caigan en martes ni en 13, que seguirán deteriorando el sistema y desgastando la paciencia de la ciudadanía. Por eso es urgente que el resto de fuerzas parlamentarias (las que sumaron 180 votos contra la investidura de Rajoy) clarifiquen los pasos que están dispuestas a dar para encontrar salida a un bloqueo que con bastante probabilidad no se resolverá pasando de nuevo por las urnas. No consiste sólo en dilucidar el ‘quién’ sino sobre todo el ‘para qué’: con qué idea de país y con qué políticas básicas se puede acordar un gobierno regenerador. Y eso no se logra con llamadas de teléfono o mensajes de Telegram, ni tampoco con la presión de encuestas más o menos manipuladas, ni con amenazas a los diputados díscolos con ideas propias. Hay que dar la cara y las soluciones, dentro de cada partido y ante los demás. Ya es hora.
[En la tarde del miércoles, Rita Barberá ha comunicado, a través del propio PP con sello oficial, que acepta darse de baja en el partido pero que se niega a dejar el escaño del Senado. En el colmo del delirio, la exalcaldesa de Valencia cita la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Constitución Española para amenazar a quienes "hayan vulnerado el principio irrenunciable de la presunción de inocencia". Como decía Ricardo Costa, excompañero de andanzas de Camps y de Barberá, "en el PP la fiesta no se acaba nunca".]"
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.06.05 19:48 ShaunaDorothy EE.UU.: Cacería de brujas asesina “Delincuentes sexuales” marcados por el estado: Parias de por vida (Febrero de 2014)

https://archive.is/HdHvI
Espartaco No. 40 Febrero de 2014
Durante las últimas décadas, la policía sexual de este país ha capturado a cerca de un millón de personas. Se les encarcela, se les humilla públicamente y se les pone en peligro mediante los registros de “delincuentes sexuales” en Internet, se les rastrea con tobilleras de GPS, se les expulsa de sus propias comunidades y se les obliga a vivir bajo los puentes o en los bosques. Se han convertido en parias sociales, en los leprosos de la actualidad.
Incluso mientras el matrimonio gay —y los boy scouts (abiertamente) gays— son cada vez más aceptados, el esfuerzo de los gobernantes por legislar el sexo y la “moralidad” parece no tener fin. Su más reciente expresión es el frenesí azuzado contra un supuesto brote de incorregibles “depredadores sexuales”, especialmente los que supuestamente tienen como blanco a niños en Internet (es decir, un mundo fantástico) o a través de la pornografía (también pura fantasía). No hay tal epidemia; sin embargo, parece haber un gran número de policías infiltrados al acecho en los chat rooms. Se ha victimizado a miles sólo por mirar pornografía o por intentar comunicarse con otros, por no hablar del sexo consensual con menores, nada de lo cual sería un crimen en una sociedad racional.
Tal como ocurrió con la histeria de los años ochenta y noventa sobre las supuestas redes satánicas de abuso de menores en las guarderías, el depredador de Internet es un mito manufacturado por el gobierno y los medios. Incitando y manipulando el miedo y las actitudes sociales atrasadas, su finalidad subyacente es legitimar y fortalecer los poderes del estado capitalista. Mientras los políticos demócratas y republicanos sermonean sobre “proteger a nuestra niñez”, los imperialistas estadounidenses bombardean a niños en todo el mundo y millones pasan hambre incluso en este país, donde la tasa de mortalidad infantil llega al lugar 51 del mundo.
Entre las innovaciones legales más perniciosas, diseñadas para aumentar el control del gobierno, están las leyes federales que firmó el presidente demócrata Bill Clinton a mediados de los noventa y que le exigen a los delincuentes sexuales liberados que se registren en Internet y notifiquen a la comunidad su paradero. Otro estatuto le exige a las autoridades estatales que transmitan sus datos y huellas digitales al FBI para que éste forme una base de datos nacional. También está el “confinamiento civil”, que permite mantener a los prisioneros recluidos más allá del término de sus sentencias. Con estas leyes, los convictos de delitos sexuales se ven inmersos en un laberinto kafkiano de presunta culpabilidad, ostracismo social, castigos preventivos, miedo y violencia, frecuentemente de por vida.
Para Charles Parker de Jonesville, Carolina del Sur, y para su esposa, registrarse como delincuente sexual fue una sentencia de muerte. En julio, Jeremy Moody halló el nombre de Parker en el registro y ubicó su hogar en un mapa, se dirigió ahí y disparó y apuñaló a la pareja. “No he venido a robarte. He venido a matarte porque eres un abusador de niños”, dijo Moody, quien tiene la palabra “skinhead” [cabeza rapada] tatuada en el cuello. (Parker no había sido convicto por abuso de menores.) Posteriormente, Moody admitió que se preparaba para matar a otra persona que figuraba en el registro.
Un caso de estudio: Los Friedman
Hace poco volvió a las noticias el caso de Arnold Friedman y su hijo adolescente Jesse, documentado en la escalofriante película nominada al Oscar de 2003 Capturando a los Friedman. La película muestra cómo los dos hombres de Long Island, víctimas del abuso policiaco, la histeria de la comunidad y el sesgo judicial, fueron obligados a confesar en falso decenas de casos de abuso de menores que supuestamente ocurrieron en las clases de computación de Arnold, con la ayuda de Jesse. Un amigo adolescente de éste, Ross Goldstein, también fue condenado a trece meses de prisión tras ser obligado a confesar y a hacer acusaciones falsas contra Jesse.
Los cargos de esa cacería de brujas iban desde lo inverosímil hasta lo imposible. Como lo puso Jesse Friedman, un niño de diez años que asistía a las clases semanalmente alegó que había sido forzado a tener sexo anal u oral 30 veces en un periodo de diez semanas y —tras reinscribirse— fue violado 41 veces a lo largo del siguiente año. Entre lo que un cargo describía como abusos en grupo se incluía el “salto de rana”, en el cual Arnold y Jesse supuestamente sodomizaban a toda la clase de niños desnudos saltando de uno al otro. Pese a las historias de violencia física, abuso verbal y sexo forzado frente a toda la clase, no se presentó una sola evidencia: ni moretones ni ropa manchada de sangre. Ni uno solo de los padres expresó la menor sospecha hasta que la policía llegó a sus casas a interrogar a sus hijos.
El único hecho incuestionable es que en 1987 los agentes aduanales interceptaron un paquete dirigido a Arnold Friedman que contenía pornografía infantil, lo que llevó a la policía a allanar el hogar de los Friedman en el suburbio de Nueva York de Great Neck. La policía confiscó unas 20 revistas de pornografía infantil tomadas de varias partes de la casa y una lista de los niños que asistían a las clases de Arnold.
¡Al poseer pornografía infantil, Arnold Friedman no cometió crimen alguno! Fotografías, sexo de fantasía, entretenimiento: la pornografía no hace daño a nadie. ¿Cuántos de nosotros podríamos librarnos de la prisión si los “pensamientos desviados” se castigaran con cárcel? Al contrario de ciertos feministas y de los maoístas del Revolutionary Communist Party [Partido Comunista Revolucionario], quienes quisieran prohibir la pornografía sobre la espuria base de que provoca violencia contra la mujer, nosotros reconocemos que las leyes antipornografía dañan a todos al legitimar la censura y desatar la interferencia estatal en la vida privada. Nos oponemos a las leyes contra la pornografía y a las leyes contra los “crímenes sin víctimas”, como la prostitución, las drogas y las apuestas. ¡El gobierno debería sacar los ojos, oídos y narices de las alcobas y de las vidas privadas de la gente!
Según la retorcida lógica que esta sociedad promueve, Arnold Friedman, espectador de pornografía, debía ser por lo tanto un abusador de menores, por lo que fue condenado a una sentencia de diez a 30 años de prisión y murió en la cárcel en 1995, aparentemente por suicidio. Jesse recibió una sentencia de seis a 18 años tras las rejas. Lo liberaron en 2001 después de trece años, sólo para que comenzara una cadena perpetua de persecución legal y social.
Ya antes de que comenzara el juicio, las autoridades promovieron la noción de que cada uno de los estudiantes de Arnold debía ser considerado una víctima. Cientos de padres de familia histéricos se apiñaron en reuniones comunitarias exigiendo asesoría sobre cómo ayudar a sus hijos. Se les dijo que fueran a terapia. Años después, muchas supuestas víctimas testificaron respecto al terrible daño que sufrieron ellos y sus familias cuando el estado los obligó a inventar historias, y luego por la subsiguiente “terapia” basada en esas ficciones.
En 2013, la oficina del mismo fiscal que condenó a los Friedman revisó el caso en respuesta a una acusación de calumnia que el Tribunal de Apelaciones del II Distrito emitió en 2010. El tribunal escribió: “Aquí las actas indican una ‘probabilidad razonable’ de que Jesse Friedman fuera injustamente sentenciado”. Para la revisión de la fiscalía, Ross Goldstein (a quien los documentos legales se refieren como Kenneth Doe) habló por primera vez en 23 años. En un documento de nueve páginas dirigido al fiscal de distrito, afirmó: “Ninguno de los sucesos que Kenneth Doe supuestamente describió o que se atribuyen a él tuvo lugar en realidad”. Goldstein reunió a numerosos ex alumnos que hoy afirman que en las clases no ocurrió absolutamente nada y que la policía los intimidó para que rindieran falsos testimonios. Sin embargo (predeciblemente), el resultado del autoexamen fue que la oficina del fiscal se absolvió a sí misma de cualquier falta en el proceso.
La sexualidad infantil y el estado
El caso Friedman, una tragedia incesante para toda una familia, subraya varias cuestiones políticas importantes. El enfoque de la Spartacist League deriva de nuestra concepción marxista del mundo y nos enfrenta con el moralismo burgués y con frecuencia también con muchos grupos autodenominados socialistas. La sexualidad humana es muy amplia, pero su práctica está condicionada por cada sociedad particular. La sociedad burguesa estadounidense, con su componente de fanatismo religioso, destina una cantidad considerable de energía a delimitar los apetitos sexuales en nombre del orden social. Con sus policías, jueces y prisiones, la intervención del estado en las relaciones sexuales privadas tiene como fin imponer la moralidad que profesa la burguesía, y con frecuencia transforma una experiencia inofensiva y muchas veces positiva en una pesadilla. El estado burgués no es ni un árbitro neutral ni un protector de la ciudadanía; existe para asegurar la conservación del dominio capitalista.
La premisa de muchas leyes contra el sexo es que los niños son seres asexuales. De manera absurda, los púberes y los adolescentes con las hormonas desbocadas son considerados niños. De hecho, la sexualidad es parte de la constitución humana desde la infancia. Como discutimos con amplitud en el artículo “Unholy Alliance of Feminists and Christian Right—Satan, the State and Anti-Sex Hysteria” (La impía alianza de los feministas y la derecha cristiana—Satanás, el estado y la histeria antisexo, Women and Revolution No. 45, invierno-primavera de 1996), los niños son pequeños animales inquisitivos que en su camino a la madurez llevan a cabo experiencias y observaciones sexuales y de todo tipo. Tal como ocurre con otras especies de primates, el sexo entre los humanos tiene un amplio componente de aprendizaje. Hoy, en gran parte del país se le niega a la juventud el acceso oportuno a los métodos anticonceptivos y a la educación sexual, dejándola vulnerable a los embarazos no deseados y a las enfermedades de transmisión sexual. Si intenta actuar como la televisión e Internet le enseña, se mete en problemas.
Las leyes contra el estupro varían mucho de un estado a otro, pero todas criminalizan toda actividad que un tribunal considere sexual por el solo hecho de que un menor (alguien que no haya llegado a la “edad de consentimiento”) participe en ella, independientemente de si lo que suceda sea o no consensual. La ley mezcla deliberadamente el sexo consensual con el ataque sexual violento y con la violación. Cualquiera que sea hallado culpable de haber tenido sexo con un menor, o cualquier cosa considerada contacto sexual, se considera automáticamente un delincuente violento. La designación “depredador” puede aplicarse cuando un tribunal decide que una relación fue establecida o promovida con fines de “victimización”.
El único lineamiento para cualquier relación sexual debería ser el consentimiento efectivo —es decir, el entendimiento mutuo de las partes participantes— independientemente de la edad, el género o la preferencia sexual. Sin duda, determinar incluso lo más básico —por ejemplo, si un acto tuvo lugar realmente y si fue consensual— puede ser problemático a veces. Y ciertamente hay muchos casos en que la víctima de una violación o de un abuso violento puede recurrir a la ley. Al mismo tiempo, como alguna vez comentó el dramaturgo irlandés Brendan Behan en un contexto diferente: “Nunca he visto una situación tan terrible que un policía no pueda empeorar”. Además, desentrañar las cuestiones de la sexualidad humana del entramado de prejuicios sociales es casi imposible en esta sociedad dividida en clases y razas. Libre de la crueldad y la fría indiferencia que resultan de la búsqueda de ganancia, una sociedad socialista buscaría un enfoque científico a estas cuestiones difíciles.
Enciérrenlos...
Las leyes antisexo han creado una enorme masa de blancos potenciales, alimentando pesquisas con vastas sumas de dinero para trabajo encubierto y alentando procesos fraudulentos mediante el uso de oscuras invenciones siquiátricas y “testigos expertos”. En consecuencia, cada vez más víctimas caen en las fauces del sistema carcelario estadounidense, que ya es el mayor del mundo. Las cifras de la guerra contra los “depravados” sexuales se suman a las de la anterior “guerra contra el crimen” y a la continua “guerra contra las drogas”, eufemismos para nombrar la persecución legal racista que ha cuadruplicado la población carcelaria a cerca de 2.2 millones de personas al día de hoy, de las cuales casi la mitad son negras.
Desde los años setenta hasta hoy, el número de personas encarceladas como delincuentes sexuales se ha multiplicado. El libro Sex Panic and the Punitive State (Pánico sexual y el estado punitivo, University of California Press, 2011), de Roger N. Lancaster, aporta una investigación útil que describe el desarrollo de estos pánicos y muestra con precisión cuán vasto es el archipiélago de víctimas de la persecución sexual estatal. Lancaster escribe: “Nacionalmente, los casos reportados de abuso infantil saltaron de seis mil en 1976 a 113 mil en 1985 y a 350 mil en 1988: la cifra se multiplicó 58 veces en doce años”. Apuntando al terror irracional al “desconocido que acecha”, en un artículo publicado en el New York Times del 20 de agosto de 2011 titulado “Sex Offenders: The Last Pariahs” [Delincuentes sexuales: Los últimos parias], señaló: “El riesgo de que un niño sea asesinado por un depredador sexual desconocido es comparable al de morir fulminado por un rayo”. Lancaster también señala que “la mayoría de los perpetradores de abusos sexuales son miembros de la familia, parientes cercanos, amigos o conocidos de la familia de la víctima”.
Las cacerías de brujas antisexo han sido usadas para deshacerse de elementos básicos que los estadounidenses habían aprendido a considerar inherentes a la democracia, así como la “guerra contra el terrorismo” ha destripado toda una gama de derechos constitucionales. Como puede verse en el caso Friedman, lo primero que se pierde es la privacidad, seguida de la presunción de inocencia, cuando los acusados son satanizados. Luego se marca a los convictos de por vida. Hoy, cerca de 750 mil personas están en el registro de Internet que instituyó la “Ley Megan” de la era Clinton, promulgada tras el brutal asesinato de la pequeña Megan Kanka de siete años en un ataque sexual en 1994.
Al salir de la cárcel, Jesse Friedman —quien para empezar no había hecho nada— fue clasificado como “depredador sexual violento nivel III”, es decir, como alguien en alto riesgo de reincidir y como una amenaza a la seguridad pública. Como tal, tuvo que abandonar su casa tres veces. Con respecto a las restricciones de residencia, que le prohíben la proximidad con niños, escribió en su página web: “Si miras un mapa, te darás cuenta de que eso significa prácticamente cualquier parte. En algunos estados y ciudades se me prohibiría estar en cualquier lugar ‘donde se sabe que los niños se congregan’, incluyendo bibliotecas, museos, acuarios, playas e incluso eventos deportivos públicos”. “La Ley Megan”, escribió, “es el exilio social”.
Otros miles han sido convertidos en parias de manera similar. En Southampton, un destino vacacional para las celebridades neoyorquinas y los tiburones de Wall Street, unos 40 hombres convictos de diversos delitos sexuales se ven obligados a vivir en dos tráilers alejados de los centros habitados. Sólo uno de los tráilers tiene regadera y los que viven en el otro tienen que tomar el autobús dos veces por semana para ducharse.
La novela agudamente realista de Russell Banks, Lost Memory of Skin (La memoria perdida de la piel, HarperCollins, 2011), explora el horrendo mundo de los nuevos parias. El héroe es un joven tímido e ingenuo al que se le llama “el Chico”, cuyo fiel compañero y único amigo es su iguana Iggy. El Chico va a conocer a “brandi18”, con quien había tratado sólo por Internet, sólo para encontrarse con que en casa de ella lo esperan el padre de Brandi y cinco policías. Tras ser arrestado y condenado, se halla a sí mismo sin hogar, viviendo bajo un puente junto a otros “delincuentes sexuales”, pepenando comida de los basureros. En nombre de políticos que buscan un encabezado de prensa, la policía allana incluso ese lugar diminuto, sucio y semioculto, con resultados trágicos. A estos hombres del puente se les obliga implacablemente a recargar constantemente sus tobilleras de monitoreo:
“Toma media hora cargar completamente la batería del monitor, y durante esa media hora el Chico se siente íntimamente conectado a los demás millones de delincuentes sexuales, jóvenes, viejos y de otras edades...todos los cuales han conectado sus tobilleras electrónicas a contactos y están sentados en alcobas, salas y sótanos de casas, apartamentos y remolques, en estacionamientos, refugios de indigentes, parques públicos, aeropuertos, estaciones de tren, salas de espera, oficinas, en las trastiendas de restaurantes de comida rápida, bajo pasos a desnivel y puentes peatonales —como si todos ellos fueran hojas temblorosas en las ramas grandes y pequeñas de un vasto árbol eléctrico cuya sombra cubriera todo el país—”.
...y tiren la llave
Las diversas leyes estatales y federales de “confinamiento civil” que se han aprobado desde 1990 son una burla de la noción de “cumplir tu sentencia” y de la pretendida rehabilitación. Por ejemplo, la “Ley Adam Walsh de Protección y Seguridad de los Niños” de 2006 posibilita la detención indefinida de cualquier prisionero federal —incluso si nunca ha sido convicto de ningún delito sexual— que haya cumplido su sentencia pero sea considerado mentalmente “anormal” y se crea probable que cometa algún delito sexual en el futuro.
En el artículo “When the Feds Decide Who’s Sexually Dangerous” [Cuando los federales deciden quién es sexualmente peligroso], publicado en The Atlantic (20 de mayo de 2010), Wendy Kaminer señala: “Quienes confían en la burocracia federal y creen que los funcionarios usarán su poder adecuadamente, con imparcialidad y buena fe, pueden sentirse protegidos por él; a los demás debe preocuparles que el gobierno pueda detener ciudadanos indefinidamente, sin juicios con jurado, basándose en especulaciones sobre su futura peligrosidad”. Díganselo a los prisioneros de Guantánamo.
Bajo algunas leyes estatales, los sometidos a confinamiento civil pueden tener derecho a un proceso ante un juez, pero no a un juicio con la posibilidad de preparar una defensa. La mayoría no recibe “tratamiento” y prácticamente nadie obtiene algo de él. ¡Incluso se dio el caso de un hombre de Wisconsin de 102 años que no pudo someterse a tratamiento por fallas en la memoria y problemas de oído!
Hasta 2007, dos mil 700 hombres estaban recluidos en centros de confinamiento civil. Para escapar de las garras de estas instituciones penales/“terapéuticas” en las que se encuentran sepultados, algunos prisioneros incluso solicitan ser castrados, como lo relata el artículo “The Science of Sex Abuse” [La ciencia del abuso sexual] de Rachel Aviv (The New Yorker, 14 de enero de 2013). La primera persona detenida bajo la Ley Adam Walsh, Graydon Comstock, cuestionó la legislación en un caso ante la Suprema Corte en 2010. Aviv observa: “Para cuando el caso fue atendido, cuatro años después de que la sentencia criminal de Comstock expirara, él tenía ya 67 años y padecía del corazón, de diabetes e incontinencia. Ya dos veces había solicitado ser castrado, creyendo que la operación ayudaría en su caso, pero se le dijo que no estaba médicamente justificada”. En años recientes, la Suprema Corte ha refrendado diversos estatutos del confinamiento civil.
El poderoso análisis de Aviv de los horrores del confinamiento civil gira en torno al caso real de un soldado solitario llamado John, que se hizo amigo en un chat room de “Indy-Girl”. Sí, era un policía encubierto. El soldado, invitado a un tentador picnic al aire libre, rápidamente fue capturado por la Unidad Militar de Investigaciones y el FBI. John fue sentenciado a 53 meses en una prisión federal por poseer pornografía infantil y por “usar Internet para inducir a un menor a tener sexo”. Pero entonces fue cuando empezaron sus verdaderos problemas.
Tras salir en libertad condicional, John recayó y volvió a mirar pornografía con menores, por lo que rápidamente fue sentenciado a otros dos años en prisión. Seguía preso cuando el Congreso aprobó la Ley Adam Walsh, por lo que se le transfirió a una prisión médica de Massachusetts y, sin audiencia legal, se determinó que era de “alto riesgo”. Así pasaron cuatro años. En 2011 comenzó su audiencia de confinamiento civil. Al año siguiente, un juez dictaminó que John era demasiado peligroso para ser liberado y lo condenó a un “confinamiento terapéutico” indefinido en el sistema carcelario federal. Desde entonces sigue en ese limbo, donde una “terapia” diaria lo alienta a declarar cada vez más historias fantasiosas para ganarse la aprobación de los siquiatras, historias que sólo contribuyen a incriminarlo. Vivir en una tienda de campaña bajo un puente parece un destino preferible.
Nuevas brujas, nuevos inquisidores
En Estados Unidos, con su vena profundamente puritana y su insidioso racismo, la combinación de sexo y raza siempre ha sido usada como medio de control social. El mito del hombre negro depredador acosando a mujeres y niños blancos se conjuró para mantener aterrorizada a la población negra cuando la ley linchadora imperaba en el Sur de Jim Crow. Con frecuencia se ha recurrido a leyes antisexo para poner a hombres negros tras las rejas, incluyendo a celebridades como el boxeador Jack Johnson en 1912 y a Michael Jackson en 1994 y de nuevo diez años después.
Las cruzadas antisexo fueron una de las armas que se usaron para revertir las conquistas de las luchas por los derechos civiles y para apagar el descontento social de los años sesenta y principios de los setenta, especialmente el provocado por la Guerra de Vietnam. Tras tomar posesión en 1977, el gobierno demócrata de Jimmy Carter desató un asalto de reacción social interna mientras llevaba a la Casa Blanca el fundamentalismo religioso de los “renacidos”. Bajo el lema de los “derechos humanos” lanzó también la Segunda Guerra Fría del imperialismo estadounidense con el objetivo de destruir a la Unión Soviética.
La siguiente década presenció una de las cacerías de brujas más terribles y peculiares de la historia estadounidense: la histeria respecto al “abuso satánico” en las guarderías, que le arruinó la vida a cientos de hombres, mujeres y niños. El auge de esta cacería de brujas, que se extendió hasta principios de los años noventa, coincidió con la reacción reaganista —la cual, entre otras cosas, intentó enviar a las mujeres de vuelta a los hogares—. Se recortaron los fondos para el bienestar social y otros programas sociales, como las guarderías y preescolares para madres trabajadoras, provocando enormes dificultades y daños a las mujeres y los niños. El pánico del “abuso satánico” sirvió para encubrir un abuso real por parte del gobierno.
En el juicio más largo de la historia estadounidense, que se extendió de 1986 a 1990, el caso de la escuela preescolar McMartin, los niños testigos contaron historias de sacrificios animales, orgías, pasadizos secretos, mutilación de cadáveres y otras ficciones. El caso comenzó en 1983, y para el año siguiente el gran jurado había reunido 354 declaraciones que implicaban hasta 369 supuestas víctimas, mientras la policía anunciaba una enorme conspiración criminal. Más de 70 personas fueron condenadas injustamente. Mientras tanto, decenas de otros casos de “satanismo” barrieron el país, desde el condado de Kern en California, hasta Fells Acres en Massachusetts y la guardería Little Rascals de Carolina del Norte. En estos casos no se encontró evidencia alguna. Los acusados eran completamente inocentes, como señalamos entonces (a diferencia de prácticamente todo el resto de la izquierda) al defender a los trabajadores de las guarderías. Los Friedman fueron arrestados en medio de esa cacería de brujas.
Los liberales y feministas burgueses ayudaron a impulsar esa locura. Aunque se presentan como protectores de las mujeres y los niños, su remedio es pedirle al estado leyes más numerosas y más duras, así como más vigilancia policiaca. La versión más extrema de esa misma política fue el libro de 1975 de Susan Brownmiller, Against Our Will [Contra nuestra voluntad], famoso por su aseveración de que la violación es la principal forma en que todos los hombres controlan a todas las mujeres. Su propuesta: más mujeres policías.
En los años setenta y ochenta, los florecientes escuadrones de dios, dirigidos por gente como el fundamentalista católico Patrick Buchanan y el líder de la Mayoría Moral Jerry Falwell, se movilizaban contra el aborto y declaraban que el sida era un castigo de dios a los gays. Mientras los fanáticos de derecha sitiaban las clínicas de aborto, los feministas apuntaban contra la pornografía y un imaginario abuso satánico. Al impulsar este programa antisexo, los “progresistas” entablaron una alianza temporal con los evangélicos.
El estado respondió gustoso. En 1974, el demócrata Walter Mondale promovió la Ley de Prevención y Tratamiento del Abuso Infantil, que obligaba a los terapeutas, maestros y trabajadores sociales a informar a la policía de cualquier indicación de abuso. Así, se suponía que cientos de miles de educadores y trabajadores sociales actuarían como auxiliares de la maquinaria de represión del estado capitalista. En los años ochenta, el procurador general de Reagan, Edwin Meese, lanzó una gran campaña contra la pornografía, con bastante ayuda de sus aliados liberales. Con Internet, las cosas no hicieron sino empeorar. En los últimos quince años, las sentencias federales por posesión de pornografía infantil han aumentado en extensión más de 500 por ciento y pueden ameritar hasta cadena perpetua, la sentencia que suele darse al homicidio en primer grado.
Entre las feministas más prominentes que impulsaban las reaccionarias campañas antiporno estaba la fundadora de la revista Ms., Gloria Steinem, quien empezó su carrera como informante de la CIA. La despreciable Steinem también se subió con furor al tren del ritual satánico y la memoria reprimida. A mediados de los ochenta financió una excavación que los padres de familia de la escuela preescolar McMartin realizaron en busca de los (inexistentes) túneles y calabozos de los que habían hablado sus hijos bajo coerción. En 1993, Ms. salió con el encabezado: “El abuso ritual de las sectas existe —¡Créanlo!”.
En 1995, Steinem narró el documental de HBO The Search for Deadly Memories. Los apócrifos “recuerdos recuperados” de abuso cumplieron una función perniciosa en numerosos casos. Estos “recuerdos reprimidos”, como los llaman los trabajadores sociales fraudulentos, son la versión secular liberal de la histeria religiosa. Como materialistas convencidos, no nos lo creímos. Como señalamos en “Satan, the State and Anti-Sex Hysteria”, las técnicas que supuestamente revelan traumas reprimidos han demostrado ser excelentes para inducir recuerdos falsos, especialmente en niños pequeños y susceptibles. En ocasiones, es la policía quien implanta los supuestos recuerdos en el curso de los interrogatorios, como ocurrió en el caso Friedman. Los traumas verdaderos realmente trauman a la gente, que tiende a recordarlos.
El sexo, el matrimonio y la familia
¿Cómo es que la expansión de la tolerancia (salvo en reaccionarios endurecidos y fanáticos religiosos) respecto al matrimonio gay puede coexistir con una implacable cacería de brujas antisexo? Esto se debe a que el matrimonio, un contrato legal, es uno de los principales sostenes sociales del estado burgués. En una presentación el pasado mayo, David Thorstad, quien en 1978 estuvo entre los fundadores de la North American Man/Boy Love Association (NAMBLA), señaló la desbandada del movimiento radical gay:
“El anterior desafío a la heterosupremacía, dirigido a liberar la sexualidad reprimida de todos, ha sido remplazado por un enfoque conservador y convencional por la aceptación de la sociedad capitalista heterosupremacista. Donde esto es más obvio es en la búsqueda del matrimonio y la participación abierta en instituciones opresivas como el ejército, así como los llamados a fortalecer las fuerzas represivas del estado mediante las leyes contra los llamados crímenes de odio”.
Así, en la búsqueda de la respetabilidad burguesa, las marchas del orgullo gay acogen contingentes de policías gays, cuyo trabajo incluye el arresto de “delincuentes sexuales”. Mientras tanto, los organizadores de las marchas vetan a organizaciones como NAMBLA, que llama por la despenalización de las relaciones consensuales entre hombres adultos y menores de edad.
A diferencia de los feministas, el establishment gay y, asquerosamente, la mayor parte de la izquierda “socialista”, nosotros siempre hemos defendido a NAMBLA y a sus miembros tanto de la represión estatal como de la victimización por parte de los patrones. Se trata de algo más que una cuestión de “libertad de expresión”. Muchísimos jóvenes, torturados y confundidos por sus propios sentimientos, en conflicto con la severidad represiva de esta sociedad, encontrarían reconfortante hablar de estas cosas con personas más experimentadas, como lo han hecho generaciones anteriores. En esta época, sin embargo, tener cualquier tipo de intimidad intergeneracional es jugar con fuego.
En un artículo titulado “Youth, Sexuality and the Left” [Juventud, sexualidad y la izquierda], Sherry Wolf de la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional) se sumó al linchamiento de Thorstad acusándolo de ser “el más constante y sonoro defensor de la pederastia en la izquierda” (socialistworker.org, 2 de marzo de 2010). Conservando la premisa reaccionaria de las leyes de la edad de consentimiento, Wolf cita su libro Sexuality and Socialism: History, Politics and Theory of LGBT Liberation [Sexualidad y socialismo: Historia, política y teoría de la liberación LGBT]: “Es incongruente que un niño dé verdadero consentimiento, libre de la desigualdad de poder, a un hombre de 30”. El artículo de Wolf continúa: “En nuestra sociedad, los adultos y los niños no se enfrentan como iguales en lo emocional, lo físico, lo social o lo económico. Los niños y los adolescentes más jóvenes no tienen la madurez, la experiencia ni el poder necesarios para tomar decisiones verdaderamente libres en sus relaciones con los adultos. Sin ello, no puede haber verdadero consentimiento”.
No importa que la mayoría de las relaciones entre adultos no cumpla con este criterio de consentimiento. En cuanto a la afirmación de Wolf de que “los adolescentes maduran a distintas edades”, ¿quién debe determinar la edad adecuada para la actividad sexual en una especie en la que esta edad ha estado, durante el 99 por ciento de su existencia, muy por debajo de la supuesta “edad de consentimiento” de la actualidad? Bajo el inhumano status quo capitalista, se asume que es el estado. Para los comunistas, es el ABC el oponernos a la intervención del gobierno en la vida privada de la gente y defender a cualquier grupo que luche por aumentar la libertad en las relaciones sexuales. Esto es una expresión del ideal de la vanguardia leninista como tribuno del pueblo. La ISO y cía. bailan a un son diferente, acomodándose a los valores burgueses y a la cacería de brujas contra aquéllos cuyas proclividades sexuales se consideran verboten [prohibido, en alemán en el original].
En El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884), Friedrich Engels rastreó el surgimiento simultáneo de la familia y el estado como medios que la clase propietaria usó para consolidar y reproducir su poder cuando emergió de la sociedad humana primitiva. La monogamia de la esposa era necesaria para asegurar la paternidad para la transmisión hereditaria de la propiedad. Actualmente, la familia sigue siendo la principal fuente de opresión de la mujer. A los niños, la familia debe imbuirles la sumisión y el respeto por la autoridad, lo que frecuentemente engendra frustración y violencia. Como escribimos en “Satan, the State and Anti-Sex Hysteria”: “Las proclividades sexuales de las especies gregarias de mamíferos, como la nuestra, claramente no encajan con la rígida monogamia heterosexual que constituye el fundamento ideológico de la institución de la familia, reforzada por la religión organizada”.
La mayor parte del terrible daño que se inflige a los jóvenes y las mujeres tiene lugar en el seno de la familia. Sin embargo, en esta sociedad capitalista, la familia suele ser lo único que le queda a uno. Son escasos los servicios alternativos que la sociedad provee para criar a los hijos o cuidar a los enfermos y a los ancianos.
El fanatismo antisexo y la perversa persecución estatal persistirán mientras imperen la propiedad privada y la producción por ganancias. El estado capitalista no puede ser reformado para que sirva a los intereses de los explotados y los oprimidos. Debe ser barrido y sobre sus ruinas debe erigirse un estado obrero basado en la expropiación de los medios de producción. Para erradicar la opresión de la mujer y de los homosexuales, se requiere construir una sociedad socialista donde las funciones de la familia sean colectivizadas —guarderías y cocinas comunales, atención médica gratuita y de calidad, etcétera— liberando a la mujer de la carga de la crianza de los niños y de la esclavitud doméstica. En cuanto a lo que una sociedad racional conservaría de las relaciones sexuales, y de las relaciones sociales en general, los marxistas compartimos la amplitud de la visión que expresó el fallecido Gore Vidal (a quien tanto echamos de menos) en su artículo “Pink Triangle and Yellow Star” (Triángulo rosa y estrella amarilla, The Nation, 14 de noviembre de 1981):
“Cualquiera que sea el arreglo al que llegue la sociedad del futuro, debe reconocerse que los niños que lo necesiten serán criados con bastante más cuidado que hoy, y que a los adultos que no deseen ser padres ni madres debe dejárseles en paz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/40/delincuentes.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.03.10 05:00 jason-molina Ya es oficial, Ignacio Gonzalez se convierte en la enésima “rana” de Esperanza Aguirre. El juez cita como investigados a Ignacio González, su mujer y Enrique Cerezo por el ático de Estepona. ¡¡FUERA LA MAFIA DEL GOBIERNO!!

Ya es oficial, Ignacio Gonzalez se convierte en la enésima “rana” de Esperanza Aguirre. El juez cita como investigados a Ignacio González, su mujer y Enrique Cerezo por el ático de Estepona. ¡¡FUERA LA MAFIA DEL GOBIERNO!! submitted by jason-molina to podemos [link] [comments]


Frases de Jang Bahadur Rana Frases de famosos - Citas.in